Imagen post mazzima Storytelling: Tu marca siempre tiene algo que contar

El Marketing de Contenidos tiene una clave fundamental: hay que contar algo. Muchas veces la sensación del cliente suele ser: “No soy lo suficientemente interesante.” Pero si tu empresa está abierta y tienes clientes que compren tus productos o servicios es que tienes algo que contar. Siempre.

 

Los valores

Lo primero que debes contar son tus valores. A veces crees que no tienes, o que no los tienes claros. Pero en las empresas pequeñas suele ser fácil encontrar los porqués de la historia solo observando cómo el dueño se levanta cada mañana para hacer lo que está haciendo. Y, sobre todo, cómo lo está haciendo. A veces la inercia del día a día no nos permite darnos cuenta, y ahí es cuando una agencia de comunicación externa puede ayudarte a visualizar aquello que no sabías que hacías. A día de hoy a los clientes les interesa mucho conocer los valores de marca para saber si se ajustan a los suyos. Eso hace que sea un factor de compra bastante importante.

 

Tu historia

Cuando creas un negocio, cuando lo compras, cuando lo construyes o cuando lo heredas hay una historia detrás. Y contar la historia personal del porqué los socios se han dedicado a este negocio y no a otro, si se cuenta correctamente, es un gran Storytelling.

 

Los beneficios

Nunca hables de tu producto o servicio. Sí, ya sé que es maravilloso. Que todo el mundo tiene que saber lo bueno que es, pero a nadie le importa eso. En cambio… ¿Qué te parece hablar de cómo tu producto o servicio soluciona los problemas de tus clientes? Sí, ahí tienes una forma de no hablar de tu producto mientras otros hablan de él sin hablar del todo de él.

 

La historia de tus clientes

Si ya tienes clientes, y tus clientes están contentos con tu producto o servicio, cuenta su historia. Cómo tu producto o servicio les ayuda en algo. Deja que tus clientes cuenten cómo han conseguido solucionar algo gracias a lo que tú vendes. De esta manera, no solo se explica lo que haces, si no que lo están explicando otros. Esto le da una credibilidad mucho mayor a lo que estás vendiendo. Así tu marketing no es una mera fórmula de captación infinita. Si no que se convierte en un altavoz para la comunicación de tu marca solucionando problemas reales de tus clientes.

 

Cuidado con la consistencia

Una vez has sentado las bases de tu storytelling hay que pensar un poco en el storydoing. Tan importante es decir las cosas como hacerlas realmente. Si tu empresa apuesta por una tecnología punta, debes demostrar eso en todo lo que haces. O si tu empresa quiere ser sostenible y ecológica, si los vehículos de empresa son coches eléctricos tendrás mas credibilidad. Todo el conjunto de puntos de contacto con el cliente son importantes para tu historia y por eso el storydoing es importante. Porque la honestidad es hoy en día uno de los mayores valores que tienen las empresas, no digas que eres lo que no puedes ser. Porque en la falta de consistencia se pierde mucha de la magia del storytelling. El cliente lo nota y ahí es donde rápidamente nacen las crisis de reputación.

 

Se empieza siendo honesto con tu marca, teniendo claro quién eres y quién quieres llegar a ser. Y si lo tienes claro, ya puedes empezar a contar el camino que te está llevando de un punto al otro. Ahí tienes tu Storytelling.

 

Como decía la canción: “cuéntame un cuento y veras qué contento…A las personas nos encantan las historias, desde pequeños, y nos gustan todavía más las historias reales, honestas y bien contadas. Porque una historia bien contada, engancha y vende.

Si necesitas ayuda con el storytelling de tu marca y con el storydoing de tu plan de marketing, podemos ayudarte.