Si Pantone te suena a champú o a una marca de merchandising, y RAL te suena a una trama de corrupción, has llegado al artículo correcto. Empecemos por el principio:

¿Por qué existen las guías de color?

El color tiene un comportamiento complejo. Cuando aplicamos el color, éste se comporta de manera diferente si es en una pantalla, en papel, en madera o en yeso.

Las guías de color se inventaron para que las agencias creativas como la nuestra podamos trabajar con una homogeneización del color. Así cuando nuestros diseñadores trabajan en la marca de un cliente podemos estar seguros que el color será el correcto aunque sea impreso en sus catálogos corporativos, en su sitio web o en el interiorismo de su local. Así cuando un cliente tenga contacto con la marca verá siempre el mismo color y podrá sentir siempre las mismas sensaciones.

¿Cómo funcionan las guías de color?

Pantone es un fabricante de pintura que tiene una de las guías de color más estandarizadas. Así todos los proveedores implicados en cuidar de la imagen de una marca pueden trabajar con la misma guía. Es por eso que las cartas de color Pantone son las más usadas por los diseñadores gráficos profesionales.

Cuando realizamos la identidad visual corporativa de un cliente queremos que el color del diseño del logotipo sea igual en el rótulo de su local, en las tarjetas de visita o en su página web. Gracias a las guías de color todos los proveedores pueden comparar el resultado con el código de color Pantone de cada cliente.

Las cartas de color Pantone nos ayudan a estandarizar el color marcando las pautas para impresión mate o brillante o indicándonos su conversión a CMYK, RGB, HTML u otros. En realidad cada fabricante de pintura suele crear su propia carta de colores. Incluso los dentistas tienen guías de color para identificar el color de un diente y poder pedir a su fabricante un implante del mismo color sin que el fabricante haya visto jamás al cliente.

A cada color se le aplica un código y cualquier proveedor consigue que el color sea el exacto al que pedimos las agencias que controlamos el branding del cliente

Tintas Planas

Las tintas planas también son conocidas como tintas especiales y son aquellas predefinidas por los fabricantes. Las más usadas son Pantone o RAL. Este tipo de tintas están pensadas para poder imprimir el color en una sola pasada y evitar así la mezcla de colores. De esta forma también podemos conseguir colores especiales como el plateado o dorado.

El color en las pantallas

El color HTML es el color destinado a páginas web. Con las pantallas actuales de 24 bits las combinaciones ascienden 256 tipos de rojo, 256 tipos de azul y 256 tipos de verde. Lo que combinan 16.777.216 opciones de color posibles, aunque en la práctica algunas combinaciones no son viables. Está basado en el modo RGB pero en formato hexadecimal. Siendo un código numérico como este #RRGGBB donde las dos primeras cifras corresponden al R (Rojo), luego G (Verde) y luego B (Azul).

También existen los modelos de color HSV que se basa en tres parámetros Hue, Saturation, Value (matiz, saturación y valor o brillo) y el modelo HSL que es muy parecido al anterior pero en este caso sus siglas corresponden a Hue, Saturation, Lightness (matiz, saturación y luminosidad). La diferencia entre HSV y HSL es que en HSV la saturación va del color puro al blanco, y en HSL la saturación va del color puro al gris medio. De ahí que HSL sea el que se utiliza más comúnmente en fotografía.

¿Cómo afecta el color a tu marca?

El Branding es una sensación en la percepción del cliente. Y el color es una de las mejores formas de representar una sensación mediante una identidad visual. Es por eso que el correcto tratamiento del color en tu marca genera una sensación homogénea en todos los puntos de contacto que tu cliente tenga con ella.

El color es uno de los valores principales de una marca porque es el primer paso en la identificación de la identidad visual. Cuando nos mencionan una marca, nuestro cerebro piensa primero en el color y pocos nano segundos después aparecen las formas, figuras o letras.

El color transmite un mensaje muy potente y es clave en la representación e identificación de una marca todos hemos oido hablar del rojo Coca-cola o del Rosa Barbie. Por supuesto que estos colores tienen un código de color, pero están tan asociados a esas marcas que la identificación es total.

En nuestra agencia creativa trabajamos el color de tu marca como una parte importantísima del branding y adaptamos los códigos a los diferentes soportes y modos de color. Si necesitas desarrollar tu identidad visual corporativa ponte en contacto con nosotros, trabajaremos para que tu marca crezca y se desarrolle un vínculo con la filosofía y los valores de tu empresa.