El Copywriting es la creación de conceptos creativos y redacción de textos, con el fin de promocionar productos, empresas, marcas o ideas.

Una parte importante del copywriting es el arte de crear textos persuasivos para comunicarnos con muchas personas al mismo tiempo y conseguir una acción específica por parte del target. Tu marca debe transmitir mensajes diferenciadores que te permitan destacar de la competencia. Y eso no se consigue solo con palabras, se consigue con ideas y con estrategia, se consigue con un buen copywriting.

Podríamos resumir el proceso de comunicación publicitaria como:

  •  Creación de la marca
  • Fabricación de personalidad para esa marca
  •  Implicación del consumidor con los valores de la marca

Para conseguir la implicación del consumidor nuestro mejor aliado es el copywriting y la copy-strategy. Para poder desarrollar una buena estrategia debemos definir lo que motiva al consumidor a comprar nuestro producto o servicio, el porqué y el tono de la comunicación. Sin olvidar los valores que aprecia nuestro target y nuestra situación competitiva como marca y la de nuestro producto, para poder diferenciarnos de los competidores directos.

Según decía David Ogilvy, la imagen de marca es lo que se mantiene en el tiempo, por encima de coyunturas particulares. Por eso todo lo que tu empresa cuenta, siempre, debe tener como objetivo empoderar la imagen de marca y representarla de forma auténtica y honesta.

Un buen copywriting construye una historia alrededor de la marca. Y lo hace de forma simple, imaginativa, clara y coherente. Apostando por los puntos fuertes de la marca y resaltando los beneficios para el target. Y lo más importante, un buen copywriting es el que construye un discurso durable en el tiempo.

Y ¿por qué es importante el copywriting? Porque ayuda a comunicar el contenido del mensaje, atrae al grupo objetivo y reclama su atención, resalta el producto, hace comprensible su beneficio principal y consigue credibilidad, y, sobre todo, diferencia a la marca de la competencia. Y todo esto lo hace simplificando la comunicación, haciéndola sencilla y clara, y con grandes dosis de creatividad.

El objetivo es ayudar a la creación de la marca, destacar por encima de competidores directos e indirectos, resaltar lo que de verdad interesa a tus clientes potenciales y dotar de un tono distintivo e irrepetible a tu marca.

El copywriting lo impregna todo, genera una idea creativa global que se materializa en eslóganes, páginas de venta, textos en el packaging, newsletters, sitios web, contenido para redes sociales, felicitaciones navideñas o la ficha de tu producto en un ecommerce. Por eso hay que entender el copywriting en un sentido amplio, porque el propósito de promocionar abarca objetivos que trascienden a la venta.

Medir el copywriting únicamente por los resultados inmediatos y la conversión directa en ventas suele hacernos caer en el error de olvidar la construcción de marca a largo plazo. Por eso centrarse sólo en las palabras, olvidando ideas y conceptos creativos globales podría ayudar al hoy, pero será el principio de la ruina del mañana.

Un buen copywriting no se improvisa, por eso existen las agencias creativas como Mazzima para ayudarte a crear la historia de marca que tu empresa merece. ¡Llámanos! estamos un poco locos, pero somos eficaces.